En la consulta he recibido en poco tiempo varios casos en los que el uso del móvil ha llegado a ser un problema. Igualmente me han llegado por internet varios artículos o vídeos sobre cómo el móvil es un destructor de familias.
Me gustaría por lo tanto hacer algunas aportaciones sobre este tema tanto sobre el uso personal como en los problemas de pareja.

¿Qué nos aporta el móvil?

El móvil nos aporta comunicación con el exterior, en este sentido es innegablemente útil. Desde que tenemos móvil nos sentimos más unidos a los demás. Muchos de nosotros hablamos a diario con personas que no hablaríamos en semanas y hemos retomado contacto con gente insospechada que nos localiza por Facebook o por grupos de whatsapp. El móvil facilita las relaciones sociales, nos posibilita desarrollar aspectos de nuestra personalidad (qué cosas compartimos, que fotos mostramos) y nos hace sentir queridos, toda vez que la gente contesta o le da a me gusta. Incluyo aquí las redes sociales porque casi todos las llevamos ya en el móvil y nos ponemos a mirarlas en cualquier parte.
En mi opinión, que nos guste todo esto es legítimo. Que a otras personas no les guste e incluso que lo ataquen, es legítimo.

El móvil que hace daño

No obstante lo anterior, es notable que el móvil se esté convirtiendo en un problema para algunas personas:

  • Analizando el problema de ansiedad de algunas personas, hemos visto que la frecuencia con la que miraba el móvil era un factor importante del problema
  • En otras, la dependencia emocional de otras personas aumentaba por la facilidad con la que los mensajes chantajistas llegaban al whatsapp, haciendo imposible la desconexión
  • En casi todos los problemas de pareja mirarse el móvil uno a otro ha estado a punto de acabar con el amor y la convivencia entre ellos
  • En general en las personas “normales”, sin trastornos concretos, dedican mucho tiempo al móvil en cualquier lugar, evitando así estar presentes realmente.

Por esto, el daño que produce el móvil no es tanto cualitativo, por su naturaleza buena o mala, sino cuantitativo, por su uso excesivo, por lo desmedido de su presencia en nuestra vida.
El problema con el móvil surge cuando se nos olvida que nos gusta porque nos conecta con personas, y llegamos a preferir mirar al móvil que a las personas reales. El problema surge cuando por fin estamos tomando un café con un amigo y le prestamos la mitad de la atención porque la otra mitad es para el móvil. Ahí siempre nos estamos pasando.

Las personas o parejas que tienen un problema evidente con el móvil tienen que acudir a un psicólogo que los ayude en su dependencia, lógicamente.

El móvil no es bueno ni malo

A veces hacemos un uso excesivo del móvil

Un problema de disponibilidad y de expectativas

El tema del móvil radica en el límite en la disponibilidad personal. ESTAR SIEMPRE DISPONIBLE NO ES SANO. No tenemos la obligación de estar siempre disponibles, no tenemos la obligación de contestar el whatsapp en cuanto llega. El móvil tiene que dejarnos los huecos que hagan falta para las actividades de la vida diaria SIN ESTAR PENDIENTES. Tenemos que poder tomarnos un cafe entero de dos horas sin mirar al móvil ni una vez. Tenemos que poder poner el móvil en silencio cada vez que simplemente nos apetezca leer un rato. Porque el móvil es una parte de nuestras vidas, no toda nuestra vida.

La otra parte son las expectativas de las otras personas de que estemos siempre disponibles. Fácilmente, manteniendo nuestra actitud de uso razonable del móvil a través de los días, la gente se irá acostumbrando a que miramos el móvil un par de veces en la tarde, lo cual no significa que nos haya pasado nada, sino que hacemos otras cosas interesantes además de contestarles.
En psicología solo hay una regla: las cosas son buenas o malas en la medida en que hacen tu vida mejor y eres más feliz. Acostúmbrate a plantearte esto a menudo y toma decisiones al respecto.

<br>Si te gusta, compartelo ;-D Share on Facebook
Facebook
12Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Comments are closed.

Post Navigation